LA SIMULACIÓN FISCAL A TRAVÉS DE EMPRESAS FANTASMAS, FACTURAS FALSAS, DEDUCCIONES IMPROCEDENTES Y DISCREPANCIA FISCAL

Los esquemas de simulación fiscal. Una cadena de eventos para llegar al resultado final, el fraude fiscal. Primero esconder el dinero legítimo en traspasos a empresas fantasmas. La empresa fantasma A, recibe el dinero y lo  traspasa de inmediato. La empresa fantasma A emite una factura apócrifa. La empresa fantasma B recibe el dinero y lo triangula. La factura falsa, sirve para que la empresa legítima realice deducciones fiscales improcedentes. El costo de la factura falsa. El artículo 69-B del CFF y las listas negras del SAT. El delito fiscal de simulación de operaciones es fraude fiscal equiparado.

 

Artículo 109 del CFF.- Será sancionado con las mismas penas del delito de defraudación fiscal, quien:

IV.          Simule uno o más actos o contratos obteniendo un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal.

1.       Los esquemas de simulación fiscal. La simulación fiscal es un esquema de engaños, sombras y humo para emitir facturas apócrifas que sirven para realizar deducciones ilícitas en agravio y perjuicio del fisco federal.

Y la simulación se presenta con empresas fantasmas a través de contratos de prestación de servicios o de asesoría jurídica inexistente, este tipo de contratos apócrifos se dio por lo general con empresas de Outsourcing inexistentes o tercerizadoras que solamente emitían una factura falsa, para realizar las deducciones que desearan las empresas legítimas.

2.       Una cadena de eventos para llegar al resultado final, el fraude fiscal. Estos esquemas han sido utilizados abiertamente desde hace casi diez años, desde el Outsourcing fraudulento que creaba empresas fantasmas para triangular recursos, a empresas fantasmas que en menos de un año, desaparecían después de facturar cantidades millonarias.

Las empresas fantasmas siempre ponen a testaferros o prestanombres, personas de bajo nivel económico, para que ellos sean los que enfrenten los problemas fiscales, penales o de cualquier otra índole que surjan a futuro.

3.       Primero esconder el dinero legítimo en traspasos a empresas fantasmas. Cuando una empresa legítima no deseaba pagar impuestos, recurría  estos esquemas que se vendían abiertamente en todo el país, en cursos, eventos, libros, revistas especializadas, foros de Internet, en todo lugar tiempo y espacio, de hecho, lo siguen haciendo, ha sido el mejor negocio de todos los tiempos y sin sanciones, no hay razón, para no continuar con este negocio.

Esta fue la razón de ser de las empresas fantasmas, utilizadas por todo mundo, desde el gobierno, gobernadores, dependencias, empresas legítimas, el punto era crear una empresa para facturas operaciones inexistentes millonarias y quedarse con los beneficios limpiamente y sin problemas.

4.       La empresa fantasma A, recibe el dinero y lo  traspasa de inmediato. El dinero legítimo pasa a una empresa fantasma que reparte el dinero por minutos y lo traslada a otra empresa, concentradora, estos movimientos financieros, provocan a su vez, otros delitos, ahora de naturaleza financiera.

Este traspaso de dinero, crea dos situaciones jurídicas,

a.      Primero, la factura falsas que va a servir para realizar deducciones improcedentes, y

b.      Y al momento de que la empresa legítima presente sus declaraciones impositivas, nace el delito de lavado de dinero.

5.       La empresa fantasma A emite una factura apócrifa. Este documento es la base de la evasión fiscal, la empresa fantasmas fue creada ante Notario Público, se dio de alta en el RFC, y tiene cuentas bancarias, con esta cubierta, emite facturas sin límite.

Pero las facturas no son legítimas, ya que su contenido es falso, no prestan los servicios descritos, ni amparan los bienes que avalan las facturas.

Pero la empresa fantasma al ser este su único propósito, va dejando una serie de rastros fiscales que permiten la SAT rastrear estas operaciones apócrifas, y al final de la investigación, el SAT rechaza las deducciones amparadas con este tipo de facturas apócrifas.

6.       La empresa fantasma B recibe el dinero y lo triangula. Estas son empresas lavadoras, los sindicatos han sido los más utilizados para esta función y enviar el dinero recibido a Estados Unidos o Panamá, lo cual configura el delito de lavado de dinero, y desde hace mucho, el SAT ya ha detectado el uso de sindicatos para blanquear el dinero.

El SAT detalló que ya ha identificado diversos esquemas a través de los cuales las empresas de outsourcing agresivo evaden impuestos.

Uno de los más recurridos, detalló, es a través del pago de los trabajadores por medio de cuotas sindicales, que no pagan el Impuesto sobre la Renta (ISR) ni causan aumentos en el pago de seguridad social y vivienda.

El problema de estas empresas lavadoras, es que reciben dinero de muchos tipos de empresas, legítimas, deportivas, políticas, o de la delincuencia organizada, es una mezcla que contamina a todas las empresas que han “invertido” sus ganancias en este tipo de empresas.

7.       La factura falsa, sirve para que la empresa legítima realice deducciones fiscales improcedentes. Pero la empresa legítima que envío la primera remesa de dinero, utiliza esta factura apócrifa para realizar las deducciones que desee, así, termina el ejercicio fiscal con saldo a favor del IVA, no paga las cuotas de trabajadores del IMSS; se queda con el dinero de las retenciones de trabajadores del ISR, es decir, puede financiar sus gastos con el dinero de los impuestos.

Así, las deducciones fiscales improcedentes, se van convirtiendo en deducciones falsas, ya que está utilizando engaños para obtener un beneficio indebido en perjuicio del fisco federal, nace el delito de fraude fiscal.

8.       El costo de la factura falsa. Para la empresa que compró la primera factura falsa, el costo era en principio de un 8 o de un 10% del valor de la factura, pero como eran tantos proveedores de facturas falsas, el precio fue bajando hasta llegar a un 1 o 2% del valor de la factura, pero seguía siendo un excelente negocio,

Lo que jamás consideraron los dueños de empresas legítimas, es que estaban dejando un rastro financiero y fiscal de evasión fiscal y acumulando los delitos de fraude fiscal y lavado de dinero a futuro.

Cuando el SAT reclama el pago de impuestos omitidos, reclama el pago del impuesto histórico, las multas, los recargos y la actualización fiscal de toda la deuda tributaria, y esto solo en el aspecto administrativo.

9.       El artículo 69-B del CFF y las listas negras del SAT. En la reforma fiscal de 2014, el Gobierno Federal añadió el artículo 69-B del CFF, consciente del problema y del crecimiento de la evasión fiscal, un artículo que ha sido declarado legal y constitucional a través de cerca de 20 jurisprudencia emitidas por la SCJN, por lo que el argumento de su inconstitucionalidad es falso.

Cuando una empresa fantasma sale publicada en el DOF, esta es una prueba plena en contra de los empresarios legítimos, ya que estos pueden ser localizados fácilmente.

En cambio, la empresa fantasma desaparece lo más pronto posible, de hecho, miles de estas ya no existen. No tienen manera de ser localizadas, y sus representantes legales son personas de poca o nula capacidad económica, por eso se les llama prestanombres.

10.   El delito fiscal de simulación de operaciones es fraude fiscal equiparado. Al final de todo este esquema, y ya que los servicios que ampara la factura no existen o los bienes que describe la factura, tampoco existen,

Los servicios descritos en las facturas apócrifas, son servicios o bienes que en realidad son inexistentes, la nada jurídica para acreditar deducciones falsas,

Artículo 109 del CFF.- Será sancionado con las mismas penas del delito de defraudación fiscal, quien:

IV.           Simule uno o más actos o contratos obteniendo un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal.

El tipo penal es:

a)      La simulación de uno o más actos o contratos. La Simulación es la acción de engañar. Este verbo refiere a representar algo, imitando o fingiendo lo que no es, la falsedad o el engaño para representar algo que no existe.

b)      Obteniendo un beneficio indebido. Este puede definirse como un acrecentamiento del patrimonio sin tener derecho a este. Es decir, Que no es debido o apropiado consideró el pagocomoindebido.injusto

c)       En perjuicio del fiscal federal. El perjuicio es el daño o menoscabo que sufre una de las partes en su patrimonio o en su esfera jurídica, Este concepto refiere a las consecuencias de perjudicar, una acción que consiste en provocar un detrimento a alguien o algo.

En conclusión, las empresas fantasmas fueron utilizadas para simular actos, contratos y operaciones con el deliberado propósito de evadir el pago de impuestos en perjuicio del fisco federal.

Pero cuando el dinero legitimo resulta en dinero de procedencia ilícita por la evasión fiscal, nace el delito de lavado de dinero.

 

Y por la participación de empresas fantasmas, empresas lavadoras, autores intelectuales, los que venden la factura, los que la compran, los prestanombres, todos ellos en conjunto, forman la delincuencia Organizada en el final de los resultados fiscales.

Noticias Externas

ARTURO J. URBINA NANDAYAPA

Maestro y Doctor en Derecho Fiscal por la UNAM con mención honorifica en el examen doctoral por el grado de Doctor en derecho Fiscal.

Expositor de temas fiscales y autor de más de 40 libros en derecho Penal Fiscal.

Ha impartido clases en el SAT, la PGR, y es abogado postulante.

arturourbina1@hotmail.com

Celular 044 55 54 05 14 92

Autor del libro EL OUTSOURCING, KAMIKAZE FISCAL.

Entrevistado por el New York Times y el Washington Post y por Noticieros Televisa.

Volver
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com