EL OUTSOURCING Y LAS REFORMAS FISCALES DE 2017

El outsourcing surge como una alternativa de las empresas para solucionar problemas que se generan con motivo de la rotación o el incremento de producción, el cual ha sido utilizado por las empresas de acuerdo a sus necesidades. El uso de esta herramienta, implica para las empresas riesgos legales por el cumplimiento de obligaciones administrativas, fiscales, financieras, penales y que tienen que acatar dadas las modificaciones que han sufrido la Ley Federal del Trabajo y recientemente la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

 

En efecto, una de las novedades de la Reforma Fiscal de 2017, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 30 de noviembre de 2016, misma que entrará en vigor el próximo 1° de enero de 2017, establece nuevos requisitos para efectos de que sea procedente la deducción que se realice por el pago de estos servicios y para llevar a cabo el acreditamiento.

Lo anterior, significa cargas administrativas que los contribuyentes tendrán que cumplir para poder hacer deducibles sus gastos que tengan con motivo de la subcontratación, ya que el contratante de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 27, fracción V, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, deberá obtener del contratista la siguiente información en copia:

grafico12-dic16

Conforme a lo anterior, implica que si el prestador del servicio omite realizar el pago de los salarios a los trabajadores, realizar el entero ante el Servicio de Administración Tributaria del impuesto retenido a los trabajadores, así como el pago de las cuotas obrero patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social, el contratante de los servicios ya no podrá realizar la deducción del gasto que se haya generado por este concepto, lo que significa que tendrá que estar muy atento de que la Prestadora de Servicios cumpla con todos estos requisitos, en tanto que para la prestadora de servicios significa una carga administrativa considerable ya que tendrá que enviar copia a la contratante de los pagos realizados.

Aquí aparece una interrogante ¿Qué pasará con las empresas como Manpower? Que la cantidad de trabajadores es considerable. – Seguramente – tendrá que implementar nuevas técnicas administrativas para dar cumplimiento a la Ley del Impuesto Sobre la Renta y que no se afecten las operaciones del desarrollo normal de las actividades de la empresa contratante.

Además de que otro punto interesante, en este apartado es que deberá tomarse en consideración lo que estipula el artículo 12, fracción I y 15-A de la Ley del Seguro Social que disponen: “aquellas compañías que utilizan los servicios subordinados contratados por otras, son responsables solidarias del cumplimiento de los deberes que la Ley del Seguro Social y sus reglamentos imponen a los patrones.”

Esto significa que las empresas contratantes, cuando contraten los servicios de outsourcing que la prestadora de servicios tenga los elementos suficientes para el cumplimiento que conllevan estas obligaciones, pues no sólo tendrá consecuencias para efectos de la Ley del Seguro Social pues será considerado como responsable solidario, sino también para efectos de deducción en materia de Impuesto Sobre la Renta, en virtud de que la base del Impuesto Sobre la Renta se incrementará.

Lo anterior implica que las empresas que utilicen el outsourcing deben tomar en cuenta la existencia de los factores que se comentan, para la toma de una decisión desde el punto de vista operacional, financiero y laboral, por las siguientes razones:

Desde el punto de vista de operacional: Se debe tener en cuenta que cuando el outsourcing no satisface las necesidades conforme a las cuales se desarrollara el contrato de prestación de servicios, afectará el desarrollo normal de la operaciones de la contratante, lo que suele pasar cuando no se tiene la capacitación adecuada que reúna los requisitos a que se refieren los artículos 15-A de la Ley Federal del Trabajo.

En cuanto al aspecto financiero: El costo de la tercerización puede salir con un costo más elevado del que se planeaba, dado el cumplimiento de las obligaciones administrativas que se tienen que satisfacer de acuerdo a la Ley del Impuesto Sobre la Renta y La Ley del Impuesto al Valor Agregado, dado que los contratantes ya no van a tener el interés por contratar este tipo de servicios por el aumento de los costos.

Respecto al riego laboral: Es muy importante y pueden causar una gran afectación a las empresas que contraten los servicios de outsourcing, pues es un tema muy importante de tomar en consideración, ya que las empresas pueden verse involucradas en demandas que los lleven al pago de indemnizaciones, sanciones y multas, éstas últimas que incluso las pueden llevar a la quiebra, dado que son individuales por cada infracción en la que incurran, por lo que sin duda las autoridades laborales los pueden considerar reincidente por lo que el monto de la multa será de cantidades considerables.

Por ello, es importante señalar que cada empresa que utilice los servicios de un tercero (outsourcing) para llevar a cabo diversas tareas en beneficio de la contratante, deben determinar si se ubican o no el supuesto previsto por el artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo, por eso si el beneficiario (contante), supervisa los trabajos del prestador de servicios, habrá una unidad económica y como consecuencia será responsable solidaria de los trabajadores y por ello deberá cumplir las obligaciones financieras, laborales y fiscales.

Lo anterior significa, que ambas partes deberán observar las nuevas disposiciones en materia de Impuesto Sobre la Renta que entrarán en vigor a partir del 1º. De enero de 2017, con el fin de que la contratante tenga derecho a deducir las facturas que le expida el prestador del servicio.

En cuanto al Impuesto al Valor Agregado, tenemos que el artículo 5, fracción II, de la Ley de la Materia, prevé que el contratante deberá obtener del contratista copia simple de la declaración correspondiente y el acuse de recibo del pago del Impuesto al Valor Agregado, así como de la información reportada al Servicio de Administración Tributaria sobre el pago de dicho impuesto.

El contratista estará obligado a proporcionar al contratante copia de la documentación mencionada, misma que deberá ser entregada en el mes en el que el contratista haya efectuado el pago.

El contratante, para efectos del acreditamiento en el mes a que se refiere el segundo párrafo de la propia ley, en el caso de que no recabe la documentación a que se refiere deberá presentar declaración complementaria para disminuir el acreditamiento mencionado.

Se reitera y se considera importante mencionar que los anteriores requisitos solamente son aplicables a los trabajos en régimen de subcontratación, los cuales como se ha mencionado están definidos en el artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo.

Aquí cobra importancia comentar, que la reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado incluye el criterio que recientemente adoptó la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la Jurisprudencia 2a./J. 112/2016 (10a.), .), cuando establece que el contratista deberá reportar el pago al Servicio de Administración Tributaria del Impuesto al Valor Agregado pagado, esto por el concepto denominado “efectivamente pagado”, es decir; el erogado en efectivo, cheque o traspaso, lo que significa que es el que materialmente se entera al fisco, así como lo ha señalado el máximo Tribunal de Justicia no podrá entenderse como “efectivamente pagado” el impuesto sobre la renta determinado por la autoridad fiscal al contribuyente con motivo de un requerimiento de información o de una visita domiciliaria, pues ello es considerado por las autoridades jurisdiccionales como otorgar el beneficio del acreditamiento al gobernado que además de que fue omiso en enterar en tiempo y forma ese tributo.

Estos cambios significativos y de acuerdo a lo expuesto en la Exposición de Motivos del Ejecutivo Federal, tienen por objeto combatir la evasión y elusión fiscal, sin embargo, es una verdadera forma de recaudar y de determinar cargas administrativas tanto para los contratistas como para los contratantes, lo que implica que la figura de la subcontratación comentada, va hacer regulada y fiscalizada estrechamente, como por ejemplo al establecer la responsabilidad solidaria en materia de cuotas obrero en el Instituto Mexicano del Seguro Social, e incluso poder ser considerada como una actividad vulnerable susceptible de identificación en materia de prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita (artículo 17, fracción XI, inciso b) de la Ley, según el reciento criterio de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, lo que unido a las disposiciones fiscales antes referidas (Impuesto Sobre la Renta e Impuesto al Valor Agregado), obligan a una sería reflexión en cuanto a la consecuencia de su aplicación.

Conforme a lo comentado, tenemos que el outsourcing se va a convertir en una operación fiscalizada por el Instituto Mexicano del Seguro Social, autoridades laborales, fiscales, penales, pasando por alto que la especialización de la subcontratación tiene por objeto realizar el servicio con la máxima calidad a menor precio, por lo que al pagar las cargas administrativas y a las autoridades fiscales (Instituto Mexicano del Seguro Social mediante el pago de las cuotas obrero patronales y el Servicio de Administración Tributaria al no permitir la deducción de los pagos realizados por la contratante), implica mayores costos, además de que el hecho de proporcionar la información a la contratante puede constituir una información sensible de los elementos estructurales y económicos para hacerlos incompetentes en el mercado y por dar a conocer su Know How.

El transmitir la información puede resultar incluso violatoria de los derechos de protección de datos personales, además de que no existe vinculación directa entre la deducción del gasto por los servicios prestados contra el cumplimiento de las obligaciones fiscales a cargo de terceros como es la prestadora de servicios, por lo que en ese sentido

 

Las empresas que necesitan o desean contratar los servicios de outsourcing tendrán que verificar e investigar si la prestadora de servicios es una empresa seria que cuente con los elementos necesarios y la solvencia económica para que cumpla con sus obligaciones fiscales y laborales.

Revista Defensa Fiscal. Una comunidad de probables usurpadores de profesiones

Noticias Externas

ARTURO J. URBINA NANDAYAPA

Maestro y Doctor en Derecho Fiscal por la UNAM con mención honorifica en el examen doctoral por el grado de Doctor en derecho Fiscal.

Expositor de temas fiscales y autor de más de 40 libros en derecho Penal Fiscal.

Ha impartido clases en el SAT, la PGR, y es abogado postulante.

arturourbina1@hotmail.com

Celular 044 55 54 05 14 92

Autor del libro EL OUTSOURCING, KAMIKAZE FISCAL.

Entrevistado por el New York Times y el Washington Post y por Noticieros Televisa.

Volver
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com