TRÁFICO DE FACTURAS FALSAS, DELINCUENCIA ORGANIZADA DE LOS QUE VENDEN FACTURAS. LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LOS FISCALISTAS Y FACTUREROS

Una reforma ya aprobada este 8 de julio de 2019. La reforma propuesta sobre delitos graves y delincuencia organizada y el Tráfico de Facturas falsas, ha sido aprobada en parte, el 113 bis del CFF, ya tiene consenso.

Faltan de aprobar las reformas al artículo 108 y 109 del CFF, que sean considerados:

  1. Como delitos Graves sin derecho a fianza.
  2. Como delincuencia Organizada, de 20 a 40 años de prisión.
  3. Como delitos de riesgo a la seguridad Nacional, el traficante de facturas, será enemigo del Estado.

Concepto de responsabilidad Penal. La responsabilidad penal nace exclusivamente para quien ha cometido el delito, entendiendo por tal a quien ha cabido en alguna de las formas de intervención punible previstas por la ley. En otras palabras, la responsabilidad penal, a diferencia de otras formas de responsabilidad jurídica, no trasciende a otras personas. Por ello, la muerte del delincuente extingue la acción penal y la pena impuesta

Formas de Intervención en el Delito: Estos son as reformas al Código Nacional Penal que va a reemplazar al Código Penal Federal muy pronto.

Artículo 31. Autor directo. Autor directo es la persona que, por sí misma, realiza el hecho que la ley describe como delito.

El autor directo, de un delito doloso, debe actuar con dominio del hecho. Domina el hecho la persona que tiene el sí y el cómo de su realización.

El autor directo, de un delito culposo, es la persona que infringe un deber objetivo de cuidado.

Infringir un deber objetivo de cuidado, significa crear un riesgo no permitido.

El autor directo, de un delito de omisión, es la persona que infringe un deber jurídico de actuar.

En el delito del tráfico de Facturas Falsas, la responsabilidad recae sobre los responsables del tipo penal:

Artículo 113 Bis del CFF. Se impondrá sanción de cinco a ocho años de prisión al que por sí o por interpósita persona, expida, enajene, compre o adquiera comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados.

Será sancionado con las mismas penas, al que permita o publique a través de cualquier medio, anuncios para la adquisición o enajenación de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados.

Cuando el delito sea cometido por un servidor público en ejercicio de sus funciones, será destituido del empleo e inhabilitado de uno a diez años para desempeñar cargo o comisión públicos, en adición a la agravante señalada en el artículo 97 de este código.

Se requerirá querella por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para proceder penalmente por este delito.

Artículo 95 del CFF.- Son responsables de los delitos fiscales, quienes:

  1. Derivado de un contrato o convenio que implique desarrollo de la actividad independiente, propongan, establezcan o lleven a cabo por sí o por interpósita persona, actos, operaciones o prácticas, de cuya ejecución directamente derive la comisión de un delito fiscal.

El Tráfico de Facturas como delitos graves y de la delincuencia Organizada. ¿Qué significan estos cambios a estos delitos?

Sencillo que con ser delitos de delincuencia organizada, el Fraude fiscal tiene una penalidad de 4.5 a 13.5 años de prisión, sumados a los 20 a 40 años de cárcel por delincuencia organizada y de 5 a 15 años de prisión por lavado de dinero.

Pero se me olvidaba los 5 a 8 años de prisión por el tráfico de facturas falsas así que podemos sumar y encontramos lo siguiente:

Así pues, la penalidad va a ser de 34.5 años de prisión mínima, y un máximo de 66.5 años de prisión, con una media de prisión de 50 años dos meses de prisión, así que si el empresario de 35 años de edad, es condenado por todos estos delitos, cuando salga tendrá 85 años, listo para rehacer su vida.

Y todo gracias a su fiscalista del baño preferido que le vendió cursos, asesoría ilegal y sobre todo, especialmente facturas falsas.

Los Factureros y fiscalistas del baño, son delincuencia Organizada. Si el que compra facturas falsas es delincuencia organizada, los que las venden y promueven su venta a través de cursos, seminarios, redes sociales, Internet, como la revista defensa fiscal, argajos cursa, anafinet, sinergia, todos ellos son probables responsables de delincuencia organizada por la venta del fraude fiscal, venta de facturas falsas,

¿Por qué hacer negocios con delincuentes reconocidos o probables responsables que pueden ser querellados por delincuencia organizada? ¿Cuál sería la razón para arriesgar el futuro del empresario y de la empresa?