CURSOS:

 

Próximamente...

Este personal tiene la maldición de las "i". Incapaces, ignorantes, inútiles, imbéciles, ineficientes. Y el personal del SAT está en la misma línea de corrupción. Pero el expresidente del TFJA se lleva la medalla de oro de la imbecilidad y de la corrupción. El tribunal anticorrupción, se ha convertido en un foco de corrupción en sí mismo.