Los abogados de México están "peleados" con la tecnología

El Sondeo de Opinión Tech in Law 2018 de Thomson Reuters encontró que si bien el desarrollo de las legaltech aún no es el idóneo, las firmas de consejería legal están dispuestas en su mayoría en hacer importantes inversiones en tecnología.

León A. Martínez

04 de febrero de 2019, 11:08

Más de la mitad de los profesionales de los servicios jurídicos en México están poco o nada familiarizados con las herramientas legaltech para la práctica legal. La misma proporción no considera el uso de tecnología para hacer más eficientes los procesos; en su lugar, se apoyan en las áreas administrativas de las firmas. Estos son hallazgos del sondeo de opinión que realizó Thomson Reuters y Lawgistic en 2018 entre profesionales jurídicos en México, con el objetivo de realizar un diagnóstico de la adopción del sector legal mexicano de los servicios de estas startups.

El Sondeo de Opinión Tech in Law 2018 —encuesta realizada a 60 ejecutivos de despachos jurídicos y gerencias legales en el país— encontró que si bien el desarrollo de las legaltech aún no es el idóneo, las firmas de consejería legal están dispuestas en su mayoría (69% de los consultados) en hacer importantes inversiones en tecnología. De este total, 58% está dispuesta a invertir hasta 200,000 pesos, y 25% invertiría más de 500,000 pesos en un plazo de entre 1 año y 3 años.

Legaltech designa a los servicios de base tecnológica que permiten la automatización de prácticas jurídicas. El término fue acuñado a comienzos de la década de los 2000 y designaba entonces los servicios de tercerización de proveedores a las firmas legales en facturación, clasificación de documentos y/o contabilidad a través de medios digitales.

Con la aparición de nuevas tecnologías —como la Inteligencia Artificial—, los servicios de base tecnológica del sector legaltech van desde la generación automatizada de documentos legales, pasando por el uso de algoritmos de búsqueda y de aprendizaje para revisar contratos e identificar si contienen cláusulas de cambio de control, cláusulas penales, cláusulas de terminación; hasta la construcción de contratos inteligentes sobre la plataforma blockchain.

El sector de servicios legales es considerado un mercado tradicional. Un artículo del 2014 del portal especializado Law Technology Today consignaba que los servicios de las consejerías jurídicas en Estados Unidos poco habían cambiado en los últimos 50 años, a diferencia del financiero, que se caracteriza por incorporar con relativa rapidez las nuevas tecnologías.

Los resultados del sondeo indican que los despachos de abogados son receptivos a las nuevas tecnologías, pero su visión de la implementación está enfocada únicamente a las administración de los procesos internos. “En Estados Unidos, por lo contrario, gran parte del mercado de tecnología legal está enfocado en búsqueda de precedentes e información, análisis de datos y manejo de información; es decir, tecnologías directamente aplicadas para hacer al abogado más competitivo en el ejercicio de su práctica”, apunta Carlos Gámez, Director Senior de Innovación del Negocio Legal de Thomson Reuters. Los actores del mercado mexicano de legaltech tiene una visión muy sesgada de las posibilidades que abre el uso de nuevas tecnologías.

“El grado de avance es bajo en México debido a la ausencia de profesionalización en la administración de departamentos jurídicos empresariales y firmas. Muchas veces los socios administradores de las firmas y los abogados generales son excelentes juristas que saben resolver las necesidades de sus clientes, pero carecen de una visión más estratégica para invertir en la profesionalización de la organización”, añade Carlos Gámez.