Hallan 843 empresas fantasma en Jalisco

Daño al erario. Las empresas físicas o morales dedicadas a vender facturas cobran entre 4 por ciento y 8 por ciento del valor de la factura.

Por Norma Angélica Trigo.  27 de Enero de 2019, 21:57 -

Aunque es ilegal, la compra-venta de facturas electrónicas es una práctica extendida en el país. De acuerdo con datos extraoficiales, Jalisco se coloca en el segundo lugar a nivel nacional en este recurso para evadir impuestos.

Según información publicada por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), hasta el 5 de diciembre de 2018 habían sido detectadas 9 mil 373 empresas “fantasma” o que realizan operaciones simuladas, en todo el país; de este total, alrededor de 9 por ciento (843 empresas) correspondían a Jalisco, sólo superado por la Ciudad de México, según el Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara.

Cifras de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), señalan que de 2005 a 2017 las empresas “fantasma” han facturado más de dos billones de pesos a nivel nacional.

Alejandro Marín, miembro de este organismo de representación profesional, cada vez son más los contribuyentes que recurren a la compra de facturas como una forma de disminuir o eliminar el pago de impuestos.

“Se observa desde hace tiempo que personas ajenas al ámbito fiscal se dedican a vender facturas porque es una manera de hacerse ricos fácilmente”, afirmó el experto.

Las empresas físicas o morales dedicadas a vender facturas cobran entre 4 por ciento y 8 por ciento del valor de la factura.

La operación es muy sencilla: una empresa legalmente constituida, con empleados y domicilio fiscal, pero que busca evadir impuestos, compra una factura que ampara una operación ficticia a una de estas empresas “fantasma”. La operación entre empresas no ampara un hecho real, pero tiene un impacto favorable en la carga fiscal del ente que la adquirió.

Por tanto, el hecho es considerado por las autoridades fiscales como defraudación.

“La compra de facturas genera una competencia desleal entre las empresas, ya que una paga impuestos y la otra no; eso provoca que la recaudación que requiere el gobierno se recargue en menos contribuyentes”, agregó Marín.

No obstante la gravedad del tema, el SAT carece de información estadística que evidencie el tamaño de esta práctica.

Robo de identidad

Mariano Corona, delegado de la Prodecon en el estado, señaló que las empresas dedicadas a la enajenación de comprobantes fiscales generalmente utilizan prestanombres o recurren al robo de identidad.

“Crean empresas usando lo datos de otra persona, expiden comprobantes fiscales, presentan declaraciones y luego cierran. Llega un punto en el que el SAT detecta a estas empresas, por lo que acude al domicilio, busca a los accionistas y, con frecuencia, sucede que se percata de que se dio un robo de identidad”, informó el delegado de la Prodecon.

La dependencia ha detectado en Jalisco casos de contribuyentes a los que se les ha robado la identidad con el objetivo de abrir empresas “fantasma” dedicadas a la venta de facturas electrónicas.

Algunos de estos casos “están con una auditoría fiscal y la tienen abierta por depósitos que superan los 260 millones de pesos; abrieron cuentas a su nombre y el SAT está presumiendo ingresos para efectos del impuesto sobre la renta e IVA”, dijo Mariano Corona.

La Prodecon brinda asesoría a las víctimas del robo de identidad instruyéndolos en la presentación de una denuncia penal y en la denuncia en el portal del SAT.

Una propuesta contra las malas prácticas

La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), impulsa, con el apoyo de Morena, una propuesta legal para el combate de empresas “fantasma”.

La propuesta consiste en hacer modificaciones al impuesto sobre la renta, al impuesto al valor agrego, al Código Fiscal de la Federación y a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada para que el delito de expedición, adquisición y enajenación de comprobantes fiscales por operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados, llegue hasta los 10 años de prisión, además de que se tipifique como delincuencia organizada y amerite prisión preventiva.

Actualmente es la pena es de 3 a 6 años de prisión.

También pretende que “aquellas personas físicas o morales, estados, municipios, federación y organismos descentralizados, retengan dos terceras partes del IVA que se cause y se pague por motivos de la prestación de servicios independientes de personas físicas o morales”.

Anuncios en Internet

Como cualquier otra compañía, las empresas dedicadas a la venta de facturas se anuncian en Internet con el ofrecimiento de facilitar la omisión del pago de impuestos.

Una de estas entidades “fantasma”, la cual fue observada por este medio, informa que la comisión por sus servicios es de 8 por ciento del valor de la factura.

La promoción especifica que este porcentaje aplica para montos superiores a 5 mil pesos o incluso para cantidades menores.

“Porque eliminas tu carga empresarial a corto y largo plazo, eliminas en 100 por ciento tus impuestos, obtienes mayores utilidades al no pagar ISR. Si tienes una empresa, podemos ofrecerte blindaje fiscal. Nuestras Facturas son totalmente legítimas ante la autoridad. Nuestras empresas facturadoras existen físicamente y tenemos la comisión más baja del mercado”, expone en su página electrónica con total impunidad.

Malas prácticas

El SAT exhorta a los contribuyentes a denunciar la venta de facturas electrónicas en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y a no colaborar con este tipo de empresas que pretenden obtener un beneficio económico a cambio de engañar al fisco y a los propios contribuyentes

“Se observa desde hace tiempo que personas ajenas al ámbito fiscal ahora se dedican a vender facturas, ya que es una manera de hacerse ricos fácilmente”

Alejandro Marín, miembro de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara.