Cabify y SAT analizan retención fiscal a empresa y conductores

Se deben estudiar las afectaciones hacia los socios y la libre elección de los usuarios sobre su movilidad. Plantean IVA de 8% e ISR entre 3 y 9%

Montserrat Galván. 13 de mayo de 2019, 21:14

Desde hace seis meses, la plataforma de transporte Cabify se ha estado reuniendo con personal del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de la Subsecretaría de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para revisar y dialogar respecto al esquema de retención propuesto por las autoridades y que se planea implementar a este tipo de aplicaciones de transporte.

En una reunión con medios, el director general de la plataforma en México, Ramón Escobar, aseguró que hay flexibilidad por parte de las autoridades para trabajar el tema del gravamen y las obligaciones fiscales que tendrían la empresa y los conductores.

Lo anterior se desprende de la Resolución Miscelánea Fiscal 2019 publicada por el SAT, en donde se establece un esquema de retención por concepto del Impuesto sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA) por los ingresos obtenidos en efectivo y en crédito sobre los ingresos de los conductores.

Reveló que, como parte de esta nueva disposición de Hacienda, se busca tener una retención del IVA de 8%, y de 3 a 9% para el ISR, dependiendo de los ingresos de cada conductor.

“Llevamos cerca de seis meses trabajando muy cercanamente con el equipo de la Subsecretaría de Ingresos de Hacienda y con los equipos técnicos del SAT”, pero aclaró que aún no se reúnen con la jefa del SAT o el subsecretario.

Como parte de estas pláticas, el directivo detalló que han mostrado las particularidades de este tipo de aplicaciones, así como su planeación financiera, con la finalidad de que entiendan el organigrama de las plataformas de movilidad, ya que existen conductores que sólo son temporales y trabajan por unas cuantas horas con las apps, mientras que otros lo hacen de tiempo completo.

Reveló que para este tipo de choferes se aplicaría una retención aproximada de 3%, mientras que a aquellos que laboran tiempo completo, denominados profesionales, se les solicitaría que cumplan con más obligaciones fiscales.

Dijo que gracias a este trabajo conjunto, tuvieron acceso a un posible boceto de cómo se aplicaría la declaración anual y los reportes que se tendrían que elaborar.

De igual forma, Escobar expuso que se revisan casos particulares en que los conductores podrán deducir impuesto, como al ser empleados de una empresa y además laborar en estas plataformas.

También indicó que para los conductores podría venir menos carga administrativa y, en caso de que fuera su único empleo no presentarían declaración.

“No es que los conductores no presentaran su situación fiscal en el pasado, si no que había algunos que se encontraban (inscritos) como personas físicas, otros más como sociedades y otros que lo hacían a través de terceros. Ahora es un gran paso que la Secretaría de Hacienda está dando: crear una categoría dentro de todo este sistema recaudatorio para reconocer a los que se dedican a transportar personas en su coche y a aquellos que se dedican a entregar productos”, puntualizó.

Cuestionado sobre la posibilidad de platicar directamente con los titulares de dichas dependencias, dijo que por el momento sólo trabajan con el equipo técnico, pero no descartó una reunión en el futuro.

“Hemos estado trabajando de manera cercana con los equipos técnico y operativo de las dos áreas y esperamos tener la oportunidad de conocer la visión de la doctora Ríos-Farjat o del subsecretario en breve”, expresó.

Cada modelo de negocio es diferente

A pregunta expresa de si este acercamiento se realizó de manera colectiva como empresas dedicadas a la modalidad, el director de Cabify señaló que se hizo de forma individual y explicó que esto se debe a que cada plataforma tiene un modelo de negocio que cuenta con particularidades, las cuales se reflejan en la forma en cómo presentan sus obligaciones fiscales.

Aunque calificó como positivos los cambios para que las autoridades regulen este tipo de servicios y se logre una mayor recaudación fiscal, aseveró que las autoridades no sólo deben quedarse con esta última parte, sino también analizar las afectaciones que tendrá hacia los conductores y la libre elección de los usuarios sobre su movilidad.

Nuevas regulaciones tienen impacto económico

Respecto a las nuevas regulaciones anunciadas hace unas semanas por el gobierno de la Ciudad de México para las aplicaciones de transporte y el cumplimiento de las mismas como parte de su operación, Escobar admitió que sí tendrán un impacto económico no sólo en las plataformas, sino también en los usuarios.

“De entrada, hay serios impactos en el tema económico, los nuevos costos administrativos como los pagos que tienen que hacer las empresas, como en el caso de la Ciudad de México, en donde deben pagar 1,900 pesos por conductor por plataforma, son cerca de 400 millones de pesos que podría recaudar la administración local, tan sólo por este nuevo cobro. Además están los costos de licencia y los procesos para los conductores. Sí hay un impacto considerable”, refirió.

Señaló que, de acuerdo con varios estudios, más de 88% de los usuarios de las plataformas convive con diversas modalidades de transporte y hay quienes dependen de estas plataformas.

Explicó que además de la Ciudad de México, hay cinco ciudades que tienen regulaciones complejas como Puebla, Guadalajara, Querétaro, Mérida y Monterrey.

Descartó que el incremento en los trámites administrativos para operar en la Ciudad de México se refleje en un aumento a la tarifa a los usuarios, pero admitió que sí afectará la organización de los conductores.