Cuidado con multas PROFECO

Ya no solo el SAT y el IMSS, también será PROFECO. El Procedimiento Administrativo de Ejecución es el instrumento por el cual una autoridad fiscal puede cobrar un crédito fiscal cuando el sancionado no cumple con su pago en el plazo establecido

Por LC Diaz Cayetano - Junio 18, 2019

Ya no solo el SAT y el IMSS, también será PROFECO. El Procedimiento Administrativo de Ejecución es el instrumento por el cual una autoridad fiscal puede cobrar un crédito fiscal cuando el sancionado no cumple con su pago en el plazo establecido. El Servicio de Administración Tributaria y el Instituto Mexicano del Seguro Social son los ejemplos más claros del cobro coactivo de sanciones económicas.

Las multas también son impuestas por otras autoridades administrativas, como la Procuraduría Federal del Consumidor.  Hasta el momento, algunos estados y municipios tenían la facultad para cobrar dichas multas, a través de convenios de coordinación. Pero surgió el gran problema de siempre: la intermediación en el cobro siempre conlleva el riesgo de que el recurso cobrado se quede entre intermediarios.

Esa intermediación también permitía la corrupción. No faltaba quien omitiera total o parcialmente el pago de dichas multas a través de contactos y sobornos. Por lo anterior, las multas PROFECO llegan a ser subestimadas… hasta este mes de junio 2019.

Multas por parte de PROFECO

A partir del 1 de julio de 2019 la Procuraduria Federal del Consumidor tendrá, como autoridad fiscal, la facultad para cobrar las multas que imponga. Para lograr dicho objetivo, podrá hacer uso del Procedimiento Administrativo de Ejecución, con todas las facilidades que concede el Código Fiscal de la Federación para dicho procedimiento.

Esta nueva atribución se deriva de la reforma a los artículos Transitorios del Decreto de Reforma a la Ley Federal de Protección al Consumidor, publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 11 de enero de 2018, la cual concedió a la PROFECO la atribución de cobrar sus multas como autoridad fiscal. Para estar en condiciones de efectuar estos cobros, se incrementó de 180 días a 18 meses el plazo para que esta autoridad afine los detalles administrativos y operativos necesarios.

Estamos a unas semanas de que finalice este plazo de 18 meses. A partir del 1 de julio de 2019 usted podría ser afectado, si es que se le ha impuesto una multa PROFECO y todavía no la ha pagado o garantizado para su impugnación (si se está defendiendo en juicio de nulidad).

Todo empresario debe revisar sus políticas de ventas, atención al cliente, emisión de comprobantes fiscales, entre otros aspectos que involucren al consumidor. No basta con conocer las leyes fiscales; el asesor de vanguardia debe interesarse por el estudio en la Ley Federal de Protección al Consumidor y las Normas Oficiales Mexicanas correspondientes al giro de la empresa. Debemos prevenir las sanciones por parte de PROFECO y revisar el historial de la empresa para limpiarlo de toda multa.