vLA ESTRATEGIA PARA DETECTAR LA EVASIÓN FISCAL, La estafa Maestra es una muestra Médica, siga el rastro de los cursos de los Fiscalistas del baño

La tipología de la evasión fiscal. La estrategia para abatir los principales delitos fiscales y financieros. El lavado de dinero, debe ser analizado como la consecuencia de los primeros delitos. Detrás de cada delito, existe un fiscalista o un servidor público. La mecánica del delito es muy sencilla. Solo falta una verdadera voluntad política. Y golpear enviando mensajes.

La tipología de la evasión fiscal. Detectar los tipos utilizados para evadir al fisco, son muy sencillos, los fiscalistas del baño repetían su esquema una y otra vez, en 2010 Oswaldo Reyes vendía el esquema del Outsourcing a través de sociedades cooperativas, de hecho hasta fundó una Universidad cooperativa y lo presentaba como el futuro del derecho fiscal, evolucionó a crear empresas fantasmas y vender facturas fiscales falsas, en su vida, solo ha manejado dos esquemas, ambos delictivos, ambos fáciles de detectar y de castigar, si se quiere.

Su socio es el expresidente del TFJA como fiscalista de baño, ya que es la imagen que vende, ser o decirse el mejor fiscalista de México, con este reconocimiento que compró a la revista defensa fiscal, siendo pasante, sigue siendo pasante, pero con esto vende una imagen en argos cursa radio o los argajos, en defensa fiscal y escribe en todas partes, da cursos, con esto, vende facturas fiscales falsas.

Y la participación directa en los cursillos de Manuel Hallivis la que prestan como expresidente del Tribunal federal de Justicia Administrativa, mancha, empaña, embarra una imagen de un tribunal que debería ser impoluto y fuera de toda sospecha de corrupción, COMO ES EL PRESENTE CASO.

La estrategia para abatir los principales delitos fiscales y financieros. Así que la UIF, el SAT en el área de defraudación fiscal, solo tienen que seguir, buscar, detectar los principales esquemas Y BUSCAR A LOS QUE VENDEN ESTOS ESQUEMAS Y A QUIENES LOS UTILIZAN, despachos, fiscalistas y coyotes dedicados al tráfico de facturas fiscales falsas, para cerrar la pinza del combate al delito.

Los que venden estos esquemas tienen su sede en Oaxaca y en Puebla, deberían revisar al grupo MCRI que se anuncia en la revista defensa fiscal a doble página, en cuyas filas abundan los fiscalistas del año, y los 54 despachos en todo el país que ofrecen esquemas de alta planeación fiscal.

Los clientes de estos afamados despachos, y una fama de mala a pésima, tienen su razón de ser, son los beneficiarios del delito.

La otra pinza son los benefichairos fiscales, son medio bien nacos, por cierto, lo que se aprovechan de los esquemas delictivos, los clientes.

El lavado de dinero, debe ser analizado como la consecuencia de los primeros delitos. Cuando estos fiscalistas del baño, recibían el dinero producto de la venta de facturas, lo ingresaban a cuentas bancarias, los movimientos de este dinero, es lo que va formando el lavado de dinero, el tipo penal, abre las puertas a dos grandes supuestos:

  • Cuando el dinero ilícito tiene un origen de un delito,
  • Y cuando el infractor busca integrarlo en el sistema financiero o en el comercio legal.
  • Una vez logrado esto, se pone a comprar facturas falsas.
  • el mejor detalle, el dinero lícito, lo ensucian cuando compran facturas falsas, es un lavado de dinero regresivo.
  • Pongo otro ejemplo, los depósitos en Panamá o Estados Unidos o Canadá del Outsourcing, al no ser declarado este dinero, producto de la evasión fiscal, se convierte de inmediato en lavado de dinero y delincuencia organizada,

Detrás de cada delito, existe un fiscalista o un servidor público. La corrupción necesita dos vías para que progrese, ¿existen delitos fiscales? Detrás están los servidores del SAT, los despidos masivos han golpeado de lleno a la industria del Tráfico de facturas, esta complicidad, permitía la impunidad de los delincuentes.

La otra cara de estos movimientos es la que parte de los fiscalistas del baño que a través de revistas especializadas, cursos de pacotilla, estaciones de internet como la de los argajos, en argos cursa, promueven el delito en una apología del delito que trasciende la esfera del derecho para pasar a la esfera del crimen organizado.

La mecánica del delito es muy sencilla. Los ingreso que son producto del fraude fiscal, están en bancos y en el nivel de vida que llevan los ladrones, siempre, siempre compran autos de lujo viajan a destinos turísticos de primera, LOS DESPACHOS, ché pibe, son de lujo, no ofrecen nada más que la venta de facturas, pero venden una imagen de éxito, si el SAT analiza estos niveles de vida DERIVADOS DE LSO INGRESOS MENSUALES, encuentra a los benefichairos finales.

Los estafadores compran motos de lujo, joyas, viajan a Europa, Estados Unidos, tienen un nivel de vida muy alto, lujoso, son ignorantes, estúpidos pero presumen lo que no son.

O existen otros mecanismos de gastos, Oswaldo reyes creó su propia editorial para producir mamotretos que el llama libros, dos tomos de amparo escritos en tres días, y sin cédula profesional, sacaron una revista que no se vende, la revista defensa fiscal, imagine que solo promociona a personas que pagan por estar dentro, y llaman fiscalistas del año, es el Vanidades del delito.

Pero existen los cursos que promocionan a estos patanes, (se incluye al expresidente del TFJA) estos son los medios para crecer en la venta del delito.

Pero además viajan a España a cursos de veranos en la Universidad de Castilla la Mancha para promocionarse como expertos internacionales, y cuando regresan, se convierten en doctores chocolates como el marranon de Robertson, el cual vende una imagen de nada, ya que su ignorancia brinca por todos lados.

Pero, ¿Cuál es el objetivo de promocionarse con grados que no existen? Las autoridades fiscales, deben pensar lo peor, en la proyección del delito, y como el virus que propaga la venta de facturas fiscales falsas.

Solo falta una verdadera voluntad política. Así que si las autoridades conocen la mecánica del fraude, y conocen que camino siguen, una y otra vez para evadir al fisco, pueden perseguir muy fácilmente a los estafadores, y castigarlos con el mayor rigor, ya que estas personas, jamás podrán rehabilitarse, están demasiado podridos.

Después solo tienen que buscar a sus clientes, lo que se benefician al máximo de las facturas falsas y voilá, el delito ha cerrado el círculo, la evasión fiscal puede ser detenida muy fácilmente.

Y golpear enviando mensajes. Si no ajustan las tuercas y ponen ejemplos con los Robertson los Oswaldos reyes, los Hallivis, el fraude fiscal, va a seguir indefinidamente, tienen que cortar la cabeza de las serpientes más venenosas del derecho fiscal en México, y hacerlo de manera radical, a través de procesos a los cuales se les de la suficiente publicidad para enviar un mensaje alto, fuerte y claro, al respecto.

Y qué mejor que comenzar por un expresidente del TFJA o un ex jefe del SAT, el mensaje sería contundente, y nadie podría permanecer indiferente a al combate contra la evasión fiscal y la corrupción.