CURSOS:

 

Próximamente...

AMLO pagará los intereses de deuda del gobierno de Peña Nieto

Se pagarán más de 700,000 millones de pesos; el monto más alto desde 1990. Para el 2019, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendrá que pagar el costo financiero de la deuda más alto de la historia por un total de 713,842 millones de pesos; monto que representa 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB).

Elizabeth Albarrán. 08 de julio de 2018, 19:39

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es la cantidad más alta que se haya destinado en este rubro desde 1990, año hasta donde se tiene registro.

Expertos indicaron que el alto costo de la deuda se debe principalmente al alto endeudamiento en el que incurrió el todavía presidente del país, Enrique Peña Nieto, pues en su primer año de gobierno, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda— se ubicaba en 6.5 billones de pesos (38.4% del PIB), pero en el 2017 llegó a 10.03 billones de pesos (44.1% del PIB).

Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, expuso que si bien el año pasado el gobierno redujo el aceleramiento de la deuda, el costo financiero de la misma (que incluye comisiones, intereses y amortizaciones) seguirá elevándose por el tipo de contratación que se haya hecho.

“La estructura de la deuda depende de varios factores, en el momento en que se pacta tiene que estar asociada a referentes de tasas y a ciertos plazos y lo que podría estar aumentando el costo de la deuda es la volatilidad en el tipo de cambio y los recientes incrementos en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y del Banco de México (Banxico)”.

Mencionó que, si bien alrededor de 80% de la deuda se concentra en moneda nacional, la parte que se tiene en moneda extranjera puede elevarse de manera significativa, dado que el tipo de cambio al que se contrajo dicha deuda, no es el mismo que se tiene hoy día.

En el 2013, primer año de gobierno de Peña Nieto el costo financiero de la deuda fue por 314,551 millones de pesos, de este total 76% correspondía a deuda nacional y 24% a deuda externa.

Para el cierre del 2017, la tendencia cambió, el pago fue de 533,115 millones de pesos, del total del servicio de la deuda, 70% correspondió a  deuda interna, mientras que 30% está relacionado con deuda externa.

En el 2018 se pagará más de lo programado

En los Precriterios Generales de Política Económica 2019 que entregó la Secretaría de Hacienda en abril pasado, se informa que durante el 2018 se destinarán más recursos por el costo financiero de la deuda de lo que se aprobó en la Cámara de Diputados en octubre del año pasado, pues primero se contempló un pago por 647,479.8 millones de pesos, pero ahora estiman pagar 654,284 millones de pesos, lo que represente 2.8% del PIB.

“Sin lugar a dudas es un costo importante porque compromete recursos que deberían o podrían destinarse a la inversión (...) es una herencia de una carga financiera en donde ya no se podrá gozar de los beneficios de tener esos recursos”, expuso José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Comentó que ante las presiones que tendrá el nuevo gobierno con el costo financiero, el pago de pensiones y las participaciones a estados y municipios es necesario que el gobierno busque la manera de tener más ingresos o reducir de manera drástica sus gastos.

“El gobierno mexicano va a necesitar que se incrementen los ingresos y para lograrlo sin mover impuestos, lo primero es que la economía crezca y que se incremente la formalidad laboral”.

Mayor eficacia de los recursos

Ambos analistas coincidieron en que el nuevo gobierno tendrá como principal reto hacer más eficientes los recursos con los que cuenta ante el poco margen de maniobra que tiene.

“Si mantenemos todo igual y si no hay reforma fiscal o nuevas fuentes de financiamiento, para el gobierno será muy difícil que se logren las metas que se tienen contempladas”, afirmó Armenta.

El director del IDIC agregó que en definitiva el problema del gobierno no es una falta de ingresos, sino la manera en cómo los eroga. Concluyó que la idea de crear un consejo fiscal es favorable para que se tenga más vigilancia sobre los recursos que se aprueban año con año por la Cámara de Diputados.