¿Puedo burlar al SAT si no tengo RFC y me hacen depósitos en efectivo?

En tus sueños más atrevidos eres una especie de Robin Hood fiscal. Le robas a los ricos (el SAT) y le das a los pobres (tú). Pero, ¿qué tan probable es que tu sueño no se convierta en pesadilla?

Martes 27th of marzo 2018

Primero que nada debes saber que el artículo 55 de la Ley del ISR dice que las instituciones financieras tienen la obligación de proporcionar la información de los depósitos en efectivo que se realicen en las cuentas abiertas a nombre de los contribuyentes cuando el monto mensual por los depósitos en efectivo exceda los 15 mil pesos. Esto significa que, aunque no estés inscrito en el RFC, si el SAT descubre que no has pagado tu ISR, te invitará cordialmente a que lo hagas.

Digamos que estás trabajando en algo de manera informal. Normalmente, para depositar en tu cuenta te pedirían información o los documentos necesarios que demuestren que esta operación existe. Si tuvieras un negocio formal, esto no sería un problema porque contarías con dichos datos. Pero tú, que andas en moto sin casco para sentir el viento en el rostro, no te preocupas por cosas así, entonces no tienes esta información. ¿Es posible que el SAT no se dé cuenta de estos ingresos que tienes y por los que deberías pagar impuestos?

Si quien te está depositando hace pagos menores a 15 mil pesos, es probable que el SAT no se percate de ello. Así que si te mantienes por debajo del límite, podrías estar seguro, aunque en una de esas podrían decidir que de todas formas te van a investigar.

Algunas personas tienen cuentas en diferentes instituciones para evitar la fiscalización. La ley dice que los bancos deberán avisar si el contribuyente sobrepasa el límite de 15 mil pesos en diferentes cuentas de la misma institución. Si el dinero cae en varias cuentas separadas, tal vez nadie se entere.

Por último, si usas tu tarjeta de crédito para comprar todo lo que encuentras a tu paso es más fácil que caigas en las garras del SAT. Los bancos también deben informarle a la autoridad fiscal de los pagos que se hagan a estas tarjetas. Esto quiere decir que el SAT puede considerar estos pagos como lo que son: ingresos que no declaras. Toma tus precauciones.