CURSOS:

 

Próximamente...

Cultura Tributaria - Tecnologías de la información en la fiscalización del SAT

El uso de las tecnologías de la información en la fiscalización a los contribuyentes ha sido por hoy una herramienta por demás eficaz para las autoridades fiscales, trae como resultado un incremento en la recaudación, ayuda a promover el cuidado en el cumplimiento de las obligaciones fiscales, incrementa la eficiencia de los procesos de vigilancia y recaudación de las contribuciones disminuye los costos, información inmediata, y otros tantos aspectos.

Si bien es cierto, a la autoridad le ha generado resultados satisfactorios, no puede dejarse a un lado los costos para el contribuyente para quien no ha sido tan cómodo, en ello debe observarse que, éste debe tener una estructura administrativa mayor, aunque en un principio, en el momento de la reforma fiscal, se alegó suficientemente que los motivos eran para simplificar y sobre todo ahorrar tiempo y dinero para el contribuyente ya que todos los procesos iban a ser más rápidos, sin embargo a quien más a beneficiado es a la autoridad fiscal.

Por hoy, el contribuyente ha tenido que enfrentar situaciones tan especiales como el tener que contratar a un proveedor de facturación electrónica, actualización del equipo de cómputo, software, capacitación amplia de su personal, contratar a especialistas en informática, acudir a cursos solo para aprender a hacer facturas.

La contabilidad electrónica es un instrumento válido para dar entrada a las revisiones electrónicas que hace mucho más rápido el control por parte de la autoridad fiscal y como complemento importante, los comprobantes fiscales digitales (CFDI) a través de ello, de manera inmediata se cuenta con información de las operaciones realizadas tanto de ventas como de compras y gastos, así los sistemas con los que cuenta la autoridad califican la razonabilidad de la información que se proporciona en las declaraciones que presentan los contribuyentes, determinando en su caso la presunción de diferencias a favor del fisco.

  • Llevar la contabilidad, es una obligación establecida en las leyes fiscales desde siempre, consiste en identificar de manera perfecta todas las operaciones que realiza una entidad y que son cuantificables en dinero, solo que por hoy, se suma la obligación de enviarla al Servicio de Administración Tributaria de Manera periódica de manera electrónica, esa información trasciende en una buena parte en la determinación de las contribuciones, ya que muchas de ellas generan esas consecuencias, los contribuyentes deben tener en cuenta en todo tiempo cual es el efecto fiscal que causa cada saldo y movimiento registrado.
  • El buzón tributario es un medio de comunicación establecido por legislador para la comunicación del contribuyente con la autoridad a efectos de realizar las comunicaciones necesarias, se trata de una interacción que permite reducir tiempos de respuesta entre unos y otros y hacer un medio de notificación efectiva, reduciendo el riesgo de anulaciones de las notificaciones.
  • El uso de los comprobantes fiscales digitales de manera obligatoria, se ha convertido en otro de esos instrumentos eficaces para la información oportuna, sin embargo por la gran cantidad de información que se requiere a través de ellos ha resultado una gran carga para el particular, cuando en realidad el cumplimiento de las obligaciones fiscales debe ser de una manera cómoda y asequible para los contribuyentes, ello debido a que después de su implementación ha venido una serie de modificaciones y adecuaciones, que más que facilitar complican, mucho más si se observa que en los contribuyentes causa una incertidumbre tan especial que no saben si están cumpliendo o no, pero mucho más que se piensa que pueden enfrentar consecuencias como la no deducibilidad o la restricción en el acreditamiento del IVA.

Sin duda, esos aspectos hay que dejárselos a los especialistas en las tecnologías de la información en cuanto al diseño, pero en cuanto a la información que se captura el contribuyente debe ser extremadamente cuidadoso.

Uno de esos aspectos lo es, la recepción de pagos, en lo que desde el 1 de julio del 2017 entró en vigor de manera opcional el uso de la factura de recepción de pagos. A partir del 1 de septiembre del 2018, será obligatoria su emisión, para esto debe identificarse como es que se esta recibiendo el pago, si es en una exhibición, diferido o en parcialidades.

En esos puntos el contribuyente se encuentra en la disyuntiva e incertidumbre ¿qué anotar?, solo el pago que se recibe en el momento de expedir la factura es el denominado en una sola exhibición, los otros como el pago en parcialidades o el que se paga en otro momento por ser una operación en crédito u otra modalidad, serán pagos diferidos.

Así que como dijo mi amigo Manuel Ríos Zúñiga, consulta a quien más confianza le tengas y desde luego a un Contador Público conocedor del tema, actualizado, colegiado o asociado a una organización profesional.

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.