El aseguramiento precautorio

La Suprema Corte de Justicia de la Nación sentenció que es improcedente embargar a un contribuyente, en tanto no se le determine el monto del crédito fiscal, pues el monto embargado debe guardar proporción con el monto del aseguramiento.

Para salvar lo resuelto en dicha sentencia, el legislador adicionó al Código Fiscal de la Federación un artícu­lo 40-A, con la finalidad de crear la figura del “aseguramiento precautorio”. Digamos que es una figura distinta, así lo quiso ver el legislador, al embargo precautorio. A partir de ello, puede darse la existencia de una determinación provisional de adeudos fiscales presuntos que la autoridad fiscal realice únicamente para tales efectos.

¿Cuándo se realizará este aseguramiento?

  • Cuando el contribuyente se resista al ejercicio de las facultades de comprobación por parte de las au­toridades fiscales.
  • Cuando no puedan iniciarse o desarrollarse las fa­cultades de las autoridades fiscales, derivado de que los contribuyentes o los responsables solidarios no sean localizables en su domicilio fiscal; desocupen o abandonen el domi­cilio sin presentar el aviso correspondiente; hayan desaparecido o se ignore su domicilio

El levantamiento del aseguramiento se realizará una vez que haya cesado la resistencia del contribuyente, y se tenga por concluido el ejercicio de las facultades de las autoridades, o bien cuando el contribuyente ob­tenga la suspensión del acto por autoridad judicial.

Las autoridades fiscales también están facultadas para realizar el aseguramiento precautorio de los depósitos bancarios, otros depósitos e incluso componentes de inversión de seguros del contribuyente en aquellos casos en los que no se le localice y que asimismo se desconozca o se ignore la ubicación de sus bienes.

La Comisión Nacio­nal Bancaria y de Valores, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas o la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, según proceda, o bien la entidad financiera o sociedad cooperativa de ahorro y préstamo, se encuentran obligadas a realizar el aseguramiento de las cuentas cuando así lo solicite la autoridad hacendaria, o en su caso, su levantamiento.

Por: Redacción